Casinos Físicos en Chile: Lista Actualizada para el 2022

Enjoy Viña del mar

A pesar de que un casino online Chile es capaz de brindarte todo lo que podrías necesitar para divertirte, la verdad es que los casinos físicos en Chile siguen ofreciendo una experiencia inigualable. A continuación, te traemos una lista con los mejores para que puedas visitarlos cuando tú quieras.

Lista de casinos físicos en Chile

La explosión de los casinos en línea de Chile se ha hecho sentir en los últimos años. Tanto es así, que docenas de operadores extranjeros han comenzado a ofrecer sus servicios en nuestro país.

Dicho esto, los casinos físicos en Chile también siguen atrayendo a miles de jugadores todas las semanas. Y es que, en la actualidad, hay más de 20 establecimientos repartidos por todo el territorio nacional.

Aquí te dejamos una lista con todos los casinos chilenos terrestres:

Zona norte: Zona centro: Zona sur:
Casino Luckia Arica Enjoy Viña del Mar Casino Gran Los Ángeles
Marina del Sol Calama Casino de Juegos del Pacífico Dreams Temuco
Enjoy Antofagasta Enjoy Santiago Marina del Sol Osorno
Antay Casino & Hotel Sun Monticello Dreams Valdivia
Ovalle Casino & Resort Casino de Colchagua Enjoy Chiloé
Gran Casino de Talca Dreams Coyhaique
Marina del Sol Dreams Punta Arenas
Marina del Sol Chillán S.A.

Todos los casinos físicos están reservados para personas mayores de edad, aunque esto es algo que también aplica en los casinos en línea.

Antes de que lo preguntes, no hay casinos físicos en Santiago de Chile. Esto se debe a las leyes actuales, las cuales prohíben que esta clase de establecimiento se encuentre en la capital (con la excepción de los dedicados a las carreras de caballos).

Los casinos chilenos físicos son regulados por la Superintendencia de Casinos de Juego, la cual se encarga, además, de recopilar toda la información relacionada con el dinero invertido por los jugadores.

Ventajas de jugar en los casinos terrestres de Chile

Considerando que los casinos online atraen a cada vez más jugadores chilenos, quizás te estés preguntando cuáles son las ventajas que un casino físico puede ofrecerles a todos los usuarios de nuestro país.

A continuación, te dejamos una lista de las ventajas de jugar en un casino de este estilo:

  • La experiencia es mucho más realista.
  • Tienes acceso a restaurantes, salas de espectáculos y mucho más.
  • Puedes jugar a acompañado por tus amigos.
  • Tienes docenas de juegos al alcance de la mano.
  • La atención al cliente suele ser excelente y rápida.
  • No importa qué métodos de pago quieras usar, ya que aceptan pesos chilenos.

Considera que los proveedores de software (aquellos que se encargan de crear los juegos de tragamonedas, ruleta, Blackjack y póker) hacen lo posible por intentar reproducir esa experiencia del “casino en vivo”.

Es cierto que muchos casinos en línea de Chile ofrecen juegos de ruleta o Blackjack en vivo, pero no hay nada como estar cara a cara frente a un crupier. Es una experiencia que todos deberían probar alguna vez en su vida.

Por otra parte, incluso si vives en la ciudad de Santiago, donde están prohibido esta clase de negocios, siempre tendrás un casino en Chile relativamente cerca de ti. ¡No hace falta ir al extranjero!

Sin embargo, quizás la ventaja más grande de los casinos físicos en Chile es que cuentan con la licencia oficial del gobierno para operar en el país. Esto es algo que ningún casino online puede decir.

Antay

Desventajas de los casinos chilenos

Obviamente, si los casinos online chilenos han crecido en popularidad es porque los establecimientos de nuestros país también sufren de algunas desventajas que afecta a los jugadores.

En primer lugar, los casinos físicos cobran una entrada a todas las personas que quieran disfrutar de los juegos de azar. Los precios varían, pero los más caros cobran hasta CLP $4.000 por persona.

Por otra parte, los jugadores deben cumplir con un estricto código de vestimenta para poder ingresar en el casino. Este puede variar, pero suele ser mucho más elegante de lo que te pondrías en casa.

Obviamente, hay que señalar el hecho de que tendrás que dirigirte al edificio en donde esté el casino. esto puede resultar complicado para alguien que no tenga un medio de transporte; o innecesario, para quien solo quiere disfrutar de par de partidas de los juegos de casino.

Los casinos online son la mejor alternativa

Si los casinos físicos de Chile no te parecen convenientes, no te preocupes, siempre tienes la opción de jugar en un casino online. Allí encontrarás muchos beneficios que no encontrarás en ningún otro sitio.

Por ejemplo, casi cualquier casino en línea te va a ofrecer un bono de bienvenida al registrarte dentro de su plataforma. Este puede darte saldo adicional para apostar al Blackjack o la ruleta, o giros gratis para las tragamonedas.

Es importante leer los términos y condiciones de cualquier bono de bienvenida (o promoción en general) que te ofrezca el casino. De esta forma, sabrás cómo puedes aprovecharla al máximo.

Los casinos online de Chile también suelen tener catálogos de juegos de azar mucho más amplios. Estamos hablando de cientos de máquinas tragamonedas, docenas de mesas de ruleta y hasta Blackjack en vivo.

La variedad de los juegos de azar online también es mayor. Sí, todos te ofrecerán tragamonedas, ruleta y Blackjack, pero también pueden poner a tu alcance títulos de vídeo póker, Baccarat, Sic Bo y demás.

¿Quieres más? ¡Con los casinos online podrías jugar en cualquier dispositivo móvil!

Quizás la única gran desventaja de un casino online de Chile es que su licencia será de un ente regulador extranjero, en vez de la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ), como los terrestres.

En conclusión, los casinos en Chile te permiten divertirte con tus amigos mientras juegan a los mejores juegos de azar del mercado. La experiencia de hacer apuestas en vivo es irrepetible.

Sin embargo, si prefieras mantenerte jugando desde casa, también lo puedes hacer. Simplemente haz algunos pagos dentro de un casino online, reclama el bono de bienvenida o cualquiera de las demás promociones, y empieza a jugar con responsabilidad.

Menu